En el momento de empezar a intervenir en la Historia de Grecia,Macedonia es un pueblo de pastores y campesinos, cuya cultura no ha sido influida en absoluto por los griegos del Sur. Esto ha hecho que se les haya considerado no griegos, en el sentido estricto de la palabra, circunstancia en la que han influido no poco los Discursos del orador ateniense Demóstenes. Sin embargo, hoy sabemos que los macedonios fueron una de las tantas tribus griegas, eso sí, aisladas en el Nordeste del país, sin apenas comunicación con los demás griegos durante bastante tiempo: los nombres de lugar así como los nombres propios son indiscutiblemente griegos, aunque no se ha conservado hasta ahora ningún texto en su antiguo dialecto. Un aislamiento de siglos, sus constantes luchas con los pueblos de sus fronteras, como los ilirios, moldearon una peculiar unidad social, política y antropológica en todos sus rasgos internos.

El primer rey macedonio del que tenemos noticia fue Pérdicas, de principios del s. VII a.C., aunque el primero datado con seguridad fue Amintas. El más destacado en la historia macedonia del s. V fueAlejandro I, que gobernó entre los años 495 y 450; sabemos que deseaba incluir a su pueblo en la cultura griega, y que, al relacionar la familia real macedonia de los Argéadas con el Argos del Peloponeso, obtuvo un puesto en los Juegos Olímpicos. Este mismo rey empezó la reforma del ejército, dando a la masa de campesinos que servía en la infantería el honroso nombre de “pezhetairos”, equiparándolos a la nobleza militar que combatía a caballo, los “compañeros” del rey (hetairoi).

El sucesor de Alejandro fue Pérdicas II, y a éste le sucedió su hijo Arquelao I(414-400), quien consiguió hacer de Macedonia, por vez primera, un factor importante en la política griega; así, reconquistó Pidna, estableció relaciones con los príncipes de Elimea y Oréstide, en la Macedonia del norte, e intervino con mano dura en los asuntos internos de Tesalia. En su nueva capital, Pela, residieron los nombres más ilustres del mundo intelectual del momento: el poeta épico Quérilo, el músico Timoteo de Mileto, el poeta trágico Agatón, etc. Allí compuso Eurípides su tragedia “Las Bacantes” e incluso un drama en honor de su mecenas, titulado precisamente “Arquelao”, en el que se exponía la historia de la fundación de Macedonia.

Las ciudades estado se unificaron en cierta medida. Entre los siglos VIII y VI a.C., Atenas y Esparta se habían convertido en las dos ciudades hegemónicas de Grecia. Cada uno de estos grandes estados absorbió a sus débiles vecinos en una liga o confederación dirigida bajo su control. Esparta, estado militarizado y aristocrático, estableció su poder a base de conquistas y gobernó sus estados súbditos con un control muy estricto. La unificacion del Ática, por el contrario, se realizó de forma pacífica y de mutuo acuerdo bajo la dirección de Atenas; se otorgó la ciudadanía ateniense a los habitantes de las pequeñas ciudades.

Los nobles, o Eupátridas, abolieron en el 638 a.C. la monarquía hereditaria y gobernaron Atenas hasta mediados del siglo VI a.C. Los Eupátridas retuvieron la ausolon-naplestoridad plena gracias a su poder supremo para disponer de la justicia, a menudo de forma arbitraria. En el 621 a.C. el político Dracón (finales del siglo VII a.C.) codificó la ley ateniense, por la que el poder judicial de los nobles quedaba limitado. Un segundo revés para el poder hereditario de los Eupátridas fue el código del político y legislador ateniense Solón, del 594 a.C., que no era sino una reforma del código draconiano y que otorgaba la ciudadanía a las clases bajas. Durante el brillante y prudente mando del tiranoPisístrato, las formas de gobierno empezaron a adoptar elementos democráticos. Hipias e Hiparco, hijos de Pisístrato, heredaron el poder de su padre pero fueron mas déspotas. Hipias, que murió después que su hermano, fue expulsado por una insurrección popular en el 510 a.C. Durante el consiguiente conflicto político, los partidarios de la democracia obtuvieron, bajo el mando del político Clístenes de Sición, la victoria total y, alrededor del 502 a.C., comenzaba una nueva etapa política, basada en principios democráticos. El comienzo del gobierno democrático supuso el más brillante periodo de la historia de Atenas. Florecieron el comercio y la agricultura. Más aún, el centro de las artes y la cultura intelectual, que hasta entonces estaba en las ciudades de la costa de Asia Menor, pronto se trasladó a Atenas.